SONORIDAD DE OCARINA   de Arabella Salaverry

Prólogo al libro de poesía Palabras de Larga Noche

 

Sonoridad de ocarina

La poesía es muchas cosas. La poesía puede tener muchas definiciones. Algunas coincidentes, otras únicas. Creemos que puede ser palabra vestida con polvo sideral. A través de la poesía, la palabra rompe  los cauces ciertos de la comunicación, nos propone una visión nueva de lo real y desde allí nos asomamos a mundos nuevos, en los cuales podemos re-pensar, re-crear esta realidad, pero ahora desde su perspectiva mágica. Es decir, con su manto de polvo sideral.

Y ¿de dónde surge la voz poética? Puede surgir de nuevas lecturas de hechos poetizables. Hechos que impactan y conmueven y que se transforman en palabra desde la voz de quien tiene la capacidad de re-nombrar la realidad. O bien la poesía puede tener un carácter demiúrgico. Es decir, puede ser  capaz de crear el  mundo en su dimensión poética a partir de la magia de la palabra.

La voz de Guadalupe Urbina representa la poesía asumida desde ambas perspectivas. Palabra transitada por sonoridades de ocarina, que salen desde lo más profundo de su experiencia de vida, de su ser, alimentando el aire con sonidos nuevos, con nuevas percepciones, con significados únicos para la vida que la circunda, acontecimientos, sucesos; así como para las realidades que denuncia o bien que vive, bordándolas con finísima aguja a partir de lo que siente.

El poemario que hoy presenta esta creadora única, -por sus múltiples talentos y por su compromiso con su época y su entorno-,  abre con la visita a la infancia, donde conviven lunas habitadas por conejos saltarines, rondas, cuentos de abuelas dulces y de libertad. Se observa en vidrieras que le sirven para medir vanidades y la lleva a dejarnos lo mejor de ella misma. Pero no se queda allí. Extiendel la mirada alrededor para terminar compartiéndose en ese desgranar días, horas, momentos, anegados en la luz del sol /que es como decir pájaros encendidos en el patio/.

Después de esa visita a lo cotidiano que propone en su inicio el poemario “Palabras de Larga Noche”, en el  segundo apartado,  “De carne y hueso”, se dispara como un dardo en medio de la selva, para denunciar, tanto despojos como injusticias- y se afinca en los difíciles y siempre salvos territorios de la congruencia- cuando nos dice /mi pueblo me hace callar, seguir de frente/ haciendo del amor el amor que digo/. Las palabras quedan vibrando en el aire, plenas de compromiso. La poesía es ahora cuchillo que despedaza falsos ídolos.

El tercer apartado, transido de subjetividades, se desgrana en momentos íntimos. La ciudad se transforma en un pálpito de intensidades que abriga al amor. La ausencia se desbanda cuando Guadalupe nos habla desde el poema titulado “Te estoy llorando a mares”. El yo poético restaurado se afinca en sus cauces. Los tropos se reescriben, se reinterpretan en momentos personales, dimensionados a partir de la necesidad de la voz de la poeta. Dos poemas a la maternidad, delicados, amorosos, nadan entre el  “Mar de ausencias” y de dolorosas soledades -como cuando la poeta enuncia” /Tengo una soledad de vos/-, que componen el apartado  “Cuerpo y Alma”.

La poeta continúa para entregarnos una declaración de amor a su tierra fecunda, como en el poema “Sardinal”, o en “Atardecer”, cuando los “caracoles diminutos”  escriben “las razones de la espuma”, entre otros poemas  que van dibujando la Patria sentida y creada por ella, a partir de su acercamiento a volcanes, mares, insectos. Lo grandioso y lo mínimo que conforman el territorio de este país y el territorio personal de Guadalupe Urbina.

Dos “ripios”, que son una declaración de principios, nos retrata a la poeta desde la intimidad de su mirada, en su explosiva personalidad: /Quiero un volcán con abismos/ardiendo en medio del mar/. Desde este tono apocalíptico deriva a un manojo tembloroso de ternura cuando nos dice, en el mismo poema, quiero un poco de cariño/simple y llano, nada más/

Y en ese universo creado desde la palabra, aparece el poema “Nómada”, donde declara su conciencia de unicidad, y donde el Amor sigue siendo brújula y destino para su deambular por la vida.

Poesía  plena de color, de luz, de pronto claroscuros, vitalidad. Un poemario que nos acerca a esta artista completa que es nuestra querida Guadalupe Urbina. ¡Solo resta invitarles a nadar en este mar fosforescente que nos propone Guadalupe-poeta en “Palabras de Larga Noche”, este su primer poemario!

 

Arabella Salaverry

Write a comment

Comments: 1